Calentamiento Global: ¿qué podemos hacer?

“Aumento en el nivel del mar cumple los pronósticos más catastróficos para el planeta.”

“El planeta se acerca rápidamente a los 1,5 grados de calentamiento global.”

“Por el calentamiento global, el deshielo en Groenlandia ya llegó a un punto de no retorno.”

“Julio fue el mes más caluroso de la historia registrada”

Estos son titulares recientes nos muestran que el cambio climático continúa alterando las condiciones en esta tierra, sin embargo, la pandemia que está en curso ha sido lo urgente que ha centrado nuestra atención durante los últimos meses.

Muchas poblaciones costeras en todo el mundo inevitablemente se verán afectadas, y lo más probable es que tengan que ser trasladadas a otros lugares, debido al aumento del nivel del mar.

Estos cambios ya están ocurriendo, hoy estamos todavía a tiempo para lograr que sus efectos disminuyan, y permitir que la naturaleza vaya tomando su curso.

Nosotros, los Crísticos, tenemos una mirada de globalidad, en la que cada uno puede aportar con lo mejor de sí mismo para encontrar soluciones, con espíritu solidario, sin hacer violencia a nada ni a nadie, compartiendo lo mucho que la tierra produce para todos. La sabiduría nos muestra que estos efectos tienen su origen en individualismo, el egoísmo, y la actitud de saqueo para propios intereses que ha tenido esta humanidad.

Creemos en el valor de La Persona como factor central y determinante en el propósito de construir un mundo donde lo colectivo siempre será la suma de las voluntades de cada uno, en libertad y paz, que permita la vivencia espiritual y de fe que acercan al ser humano a algún grado de bienestar y satisfacción, por lo que un cambio de mentalidad podría permitir aminorar los terribles efectos que ya estamos viendo.

Consideramos que la naturaleza debe ser resguardada, protegida y respetada, teniendo comprensión y cooperación para asegurar la armonía con la naturaleza que nos rodea.

Por esto alertamos sobre la crisis climática y el evidente calentamiento global que caracteriza este tiempo de Tribulación y cambios. Sabemos que nos podemos preparar espiritualmente para superar la terquedad que nos ha conducido hasta este punto. 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicar un comentario